España

El frío saludo entre Felipe VI y Pedro Sánchez en la Pascua Militar

El presidente del Gobierno en funciones ha intercambiado unas palabras distantes con el rey y la reina

Don Felipe durante su intervención en el Salón del Trono del Palacio Real
photo_cameraDon Felipe durante su intervención en el Salón del Trono del Palacio Real

A su llegada al Palacio Real de Madrid a medio día, los reyes fueron recibidos por el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez; la ministra de Defensa en funciones, Margarita Robles; el ministro del Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska; el jefe de Estado Mayor de la Defensa, general de ejército Fernando Alejandre; y el jefe del Cuarto Militar, almirante Juan Ruiz. 

El saludo protocolario ente el rey del presidente del Gobierno en funciones se produjo en un ambiente de absoluta cordialidad minutos antes de que comenzara la celebración.

Sánchez esperó a las puertas del Palacio Real la llegada del vehículo del monarca y de la reina doña Letizia.

En la bienvenida, a las puertas del Palacio Real, se ha podido ver a Felipe VI saludar con rostro serio al líder del PSOE, quien ha roto el hielo con un “¡Qué frío hace!”, al que el rey ha respondido: “Un poquito” para dejar luego atrás a Sánchez y acercarse rápidamente a estrechar la mano a los mandos de las Fuerzas Armadas.

En ese mismo saludo, Pedro Sánchez deseó un “feliz año” a la reina Letizia, quien lucía para la ceremonia un sobrio vestido azul.

El impresionante vestido azul de la reina Letizia

La reina Letizia se puso un impresionante vestido azul para volver a las actividades de la Casa Real en la tradicional Pascua Militar después de un descanso festivo.

La monarca, lucía un vestido largo hasta el suelo, con cuello en V, mientras parecía relajada en la tradicional celebración de la Pascua Militar en Madrid. 

Es tradición que la reina use un vestido largo y Letizia no se desvió del código de vestimenta con su atuendo, sino que optó por un vestido formal con una abertura atrevida que mostraba sus piernas.

Letizia llevaba el pelo en un moño bajo trenzado para el evento. Mostrando su destreza de vestuario, la reina optó por tacones de aguja negros altísimos, pero mantuvo los accesorios al mínimo, optando por un pequeño par de aretes de perlas y un anillo de oro.

La ceremonia de la Pascua Militar

Tras los honores de ordenanza, la interpretación del Himno Nacional y una salva de 21 cañonazos, Felipe VI pasó revista, acompañado por el jefe de Estado Mayor de la Defensa y el jefe del Cuarto Militar, a la formación de la Guardia Real.

Los reyes abandonaron la Plaza de la Armería para dirigirse a la Saleta de Gasparini, donde recibieron el saludo de las Comisiones del Órgano Central de la Defensa y el Estado Mayor de la Defensa, las Reales y Militares Órdenes de San Fernando y San Hermenegildo, el Ejército de Tierra, la Armada, el Ejército del Aire, la Guardia Civil y la Real Hermandad de Veteranos.

Una vez finalizados los saludos, Don Felipe y Doña Letizia, las autoridades asistentes y los miembros de las comisiones accedieron al Salón del Trono y ocuparon sus lugares.

Condecoraciones y discursos

La ceremonia comenzó con la imposición de condecoraciones por parte del rey a distintos miembros de las Comisiones Militares.

Seguidamente tuvieron lugar las intervenciones de la ministra de Defensa y del rey ante los representantes de las Fuerzas Armadas y la Guardia Civil.

Felipe VI en su discurso destacó que las Fuerzas Armadas tienen "Un compromiso que demostráis con vuestra profesionalidad, sentido del deber y del honor; que acreditáis con vuestra lealtad y vuestra constante y generosa entrega al servicio del pueblo español. Un compromiso, en fin, con España y con nuestra Constitución".

Felipe VI ha subrayado "el recuerdo emocionado a nuestros compañeros de armas caídos en el cumplimiento del deber, quiero destacar su entrega noble y generosa a la defensa de España y al cumplimiento de los compromisos con nuestros aliados y la comunidad internacional; será siempre un ejemplo y un estímulo para compañeros, para la familia militar y para todos los españoles".

Tampoco Felipe quiso dejar de recordar que "nos enfrentamos a un entorno global de seguridad en constante y rápida evolución, en el que la complejidad y la incertidumbre son norma, no excepción; lo cual implica nuevas amenazas y riesgos para nuestra seguridad y plantea nuevos desafíos a la estabilidad internacional."

"La necesidad de disponer de las capacidades adecuadas y de mantenerlas para atender los ámbitos tradicionales de actuación, y ser capaces de operar eficazmente en otros nuevos como el ultraterrestre y el ciberespacio, es uno de los retos más exigentes que tenemos ante nosotros".

Para finalizar el acto, Don Felipe y Doña Letizia, mantuvieron un encuentro con las autoridades asistentes y los miembros de las Comisiones Militares en el Salón de Columnas.

Los toques finales

​La celebración de la Pascua Militar constituye un solemne acto castrense con el que se inicia el año militar.

En dicho acto se realiza un balance de las vicisitudes del año anterior y se marcan las líneas de acción que se desarrollarán en el siguiente.

El origen de la Pascua Militar se remonta al reinado de Carlos III, cuando, el 6 de enero de 1782, se recuperó la localidad menorquina de Mahón, que se hallaba en poder de los ingleses.

Como expresión de júbilo, Carlos III ordenó a los virreyes, capitanes generales, gobernadores y comandantes militares que, en la fiesta de la Epifanía, reuniesen a las guarniciones y notificasen en su nombre a jefes y oficiales de los ejércitos su felicitación.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?