España

Felipe VI preside la graduación de la LXX promoción de la Carrera Diplomática

El rey recordó a los graduados su obligación de mantener la imagen de España como “país siempre en vanguardia”

El rey, durante su intervención.
photo_cameraEl rey, durante su intervención.

Felipe VI presidió ayer el acto de entrega de Reales Despachos a los nuevos Secretarios de Embajada. Este año, se ha graduado la LXX promoción de la Carrera Diplomática, tras superar una oposición y un posterior curso selectivo en la Escuela Diplomática.

El acto se desarrolló en el Aula Magna e intervinieron el embajador director de la Escuela Diplomática, Fernando Fernández-Arias, y el ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, Josep Borrell. Además, estuvieron presentes la subsecretaria de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, Ángeles Moreno, y el resto del equipo directivo de la Escuela Diplomática. 

Tras la entrega de los Reales Despachos y las palabras del secretario de Embajada y número uno de la Promoción, Alberto Santos, intervino Felipe VI. En su discurso, el rey destacó la “inquebrantable voluntad de servicio público” de los nuevos diplomáticos, así como el “deseo de representar a nuestro país y de trabajar en favor de nuestros ciudadanos”.

Mantener los conocimientos “actualizados”

El rey recordó a los graduados su “obligación” en “defender los intereses de España” y de “proyectar la imagen de país democrático, libre, moderno, solidario y tolerante”. Felipe VI encargó a los presentes a “consolidar, y en lo posible acrecentar, el brillante historial de servicio a España” de quienes les precedieron.

Para ello, Felipe VI animó a los presentes a “continuar perfeccionando” sus habilidades, y a “actualizar y ampliar permanentemente conocimientos” para “seguir construyendo un país mejor, más creativo, dinámico y siempre en vanguardia”.

Según el rey, es necesario “estar siempre al día en estos tiempos en los que se producen tantos cambios en la tecnología, en la economía, en la política y en las tendencias socio-culturales” para “servir mejor al país y a los españoles”.

Felipe VI recordó que el Ministerio y la Escuela de Diplomacia han puesto en marcha un programa de formación continua y una plataforma digital para que se puedan seguir todos los cursos en línea.

El apoyo de la Corona

La Carrera Diplomática es un cuerpo de la Administración del Estado especializado en relaciones internacionales y adscrito al Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación. Por su preparación específica, le están encomendadas las funciones de naturaleza política, diplomáticas y consulares. Según Felipe VI, estas labores abarcarán “desde negociar acuerdos internacionales, a hacer minuciosos análisis políticos”.

El trabajo diplomático consiste en la representación de España en el exterior, las relaciones con otros países y la participación en foros multilaterales.

Las funciones consulares, que el rey destacó de forma especial en su discurso, consisten en la protección y asistencia a los ciudadanos españoles en el extranjero, en una amplia gama de situaciones: desde Registro Civil y notaría, a expedición de pasaportes y salvoconductos. Según el rey, los españoles “tienen derecho a sentirse protegidos, atendidos o amparados por sus autoridades más allá de nuestras fronteras”.

Además, estas funciones incluyen la expedición de visados para extranjeros que desean viajar a España por un corto período de tiempo, o para establecer su residencia en nuestro país.

El rey dio a los graduados la “bienvenida al Estado” y recalcó el apoyo de la Corona. “Siempre me tendréis a vuestro lado en la noble labor de representación y defensa de España”, concluyó Felipe VI.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?