España

Felipe VI, molesto con Sánchez por responsabilizar a Zarzuela de su retraso en el Día de la Fiesta Nacional

El jefe de gobierno aseguró en los corrillos de la recepción en el Palacio Real que no fue su culpa

Los Reyes ofrecían la tradicional recepción conmemorativa del #DíaDeLaFiestaNacional en el Palacio Real de Madrid.
photo_camera Los Reyes ofrecían la tradicional recepción conmemorativa del #DíaDeLaFiestaNacional en el Palacio Real de Madrid.

Felipe VI vivió el miércoles muy en primera persona el incidente del retraso del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en su llegada a la plaza de Lima para asistir al desfile con motivo de la Fiesta Nacional.

Según ha sabido Confidencial Digital en fuentes próximas a La Zarzuela, cuando el rey vio que el Rolls Royce en el que viajaba junto a la reina Letizia reducía la marcha, preguntó al conductor el motivo. Y, en ese momento, le informaron de que el presidente del Gobierno aún no había llegado.“Tranquilos, no pasa nada", fue el comentario a su equipo de protocolo y de seguridad.

Improvisando

Los miembros del protocolo de la Casa del Rey y los integrantes del servicio de seguridad tuvieron que improvisar sobre la marcha, cuando comprobaron que el coche del presidente del Gobierno aún no estaba en la plaza de Lima.

A través de los auriculares que utilizan los escoltas para comunicarse entre ellos, el responsable de seguridad les avisaba de que no abrieran la puerta del coche de los reyes, ante la ausencia de Pedro Sánchez. “Fueron unos segundos tensos que alteraron el inicio del desfile”, comentan miembros de ese dispositivo, mientras Felipe VI pedía calma con el fin de que todo transcurriera con la mayor naturalidad posible.

Un contratiempo

“Tranquilos”, volvió a decir Felipe VI, durante la espera de más de veinte segundos a que apareciera el Audi A8 del Pedro Sánchez. Cuando ya le iban a abrir la puerta, porque el presidente había llegado, el rey comentó, en el coche todavía: “Ha podido haber un contratiempo. Calma".

Tras bajarse del coche oficial, el presidente del Gobierno, entre abucheos e insultos por parte del público que esperaba en la zona, se colocó a toda prisa junto a la ministra de Defensa, Margarita Robles, y el resto de personalidades para, a continuación, saludar a los reyes.

Culpa de La Zarzuela

El incidente del retraso presidencial fue, junto con la situación del Consejo del Poder Judicial, el tema estrella durante el vino de honor servido en el Palacio Real a los asistentes a la recepción oficial posterior al desfile.

Allí, aprovechando un corrillo con periodistas, Pedro Sánchez eludió cualquier responsabilidad sobre el incidente de su retraso, para dirigirla directamente a La Zarzuela. “Salí de Moncloa a las once menos cuarto. La hora que dijo la Casa Real. Cuando me dijo Zarzuela”, argumentó.

El rey defiende a su equipo

Los comentarios del presidente del Gobierno llegaron a los altos cargos del Palacio de La Zarzuela. Esa actuación ha provocado un gran malestar en la Casa. Primero, porque las cosas no ocurrieron así. Pero también porque, aunque hubiera sido cierto, no debería revelarse públicamente tal información.

Según ha sabido Confidencial Digital, después de la recepción, el propio rey Felipe VI traslado a su equipo: “No pasa nada. Vosotros habéis hecho vuestro trabajo impecable”.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes