España

Las claves de la asistencia del Rey al acto de toma de posesión de Guillermo Lasso en Ecuador

La legitimidad institucional y los vínculos históricos y comerciales resultan factores determinantes

EuropaPress_2526477_rey_felipe_vi_encuentro_presidente_republica_ecuador_lenin_moreno_viajado
photo_camera Felipe VI durante un encuentro en 2019 con el presidente saliente de Ecuador, Lenín Moreno.

Don Felipe asiste hoy en Quito a la toma de posesión de Guillermo Lasso como Presidente de la República del Ecuador, sucediendo así a Lenín Moreno en el cargo. El Rey acude al acto acompañado por la ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya. 

Al margen de la delegación oficial, aunque viajando en el mismo aeroplano, también acude a la investidura de Lasso el líder del PP, Pablo Casado, con quien mantiene una relación de amistad desde hace más de una década. Puesto que Casado tenía pensado desplazarse hasta Ecuador, la Casa del Rey le sugirió que podría hacerlo en el avión oficial, en compañía de Don Felipe y la ministra. 

Junto a Felipe VI en la toma de posesión están otros mandatarios de América Latina, como el de Chile, Sebastián Piñera; Colombia, Iván Duque; Brasil, Jair Bolsonaro; Uruguay, Luis Lacalle, y República Dominicana, Luis Abinader, entre otros.

Dado que ningún Jefe de Estado no iberoamericano acude a estas tomas de posesión, la presencia del Rey, señalan fuentes próximas al Gobierno de España, manifiesta la solidez y cordialidad –“la comunidad real de entendimiento”- de las relaciones entre nuestro país y Ecuador. En el país andino, la visita don Felipe se interpreta como un "gesto" que "simboliza" las relaciones especiales entre las dos naciones.

En condiciones de igualdad

A las relaciones bilaterales se añade un hecho demográfico: los más de 430.000 ecuatorianos residentes en España, que, en términos generales, no encuentran inconvenientes a la hora de trabajar e integrarse en nuestro país. “No sucede lo mismo con personas de otras nacionalidades”, apunta esta misma fuente, que añade un siguiente punto: “la relación España-Ecuador no solo es civil o cultural; también existen notables intercambios económicos. Hace dos años, en 2019, las exportaciones españolas alcanzaron los 619,7 millones de euros, con un crecimiento interanual del 22,2%. Las exportaciones ecuatorianas, por su parte, fueron de 619,8 millones". La presencia del Rey en la toma de posesión de Lasso ratificaría la estrecha confianza comercial que existe entre la dos naciones.

Ante la convulsa situación política y social que vive gran parte de Latinoamérica, la asistencia de Don Felipe a este acto asimismo ofrece legitimidad institucional y democrática a Ecuador. El referido interlocutor señala que “España es uno de los Estados europeos que históricamente más han aportado a la construcción de Europa. Con la asistencia del Rey a este acto, España envía un mensaje del respeto democrático, en condiciones de igualdad, hacia el Ecuador”.

La presencia de Don Felipe pondría de relieve, según la citada fuente, que España se enriquece con los puntos de vista de “nuestros hermanos ecuatorianos” y que la perspectiva que aporta Ecuador, aquí, en España, se valora al más alto nivel internacional.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?