España

El breve desfile del 12 de octubre impide al rey explicar a sus hijas los detalles de la parada militar

En años anteriores, Felipe VI comentaba sentado con la princesa Leonor y la infanta Sofía el paso de las unidades de las Fuerzas Armadas

Homenaje a los que dieron su vida por España. Día de la Fiesta Nacional.
photo_cameraHomenaje a los que dieron su vida por España. Día de la Fiesta Nacional.

Un desfile muy breve y sin la habitual recepción en el Palacio Real. Así se vivió la Fiesta Nacional presidida por la Familia Real el 12 de octubre.

Un acto realmente austero debido a la pandemia del coronavirus. El desfile fue tan breve que no se produjo la habitual escena íntima y familiar del rey con sus hijas explicándoles los detalles de este evento.

En años anteriores, el monarca explicaba a la princesa Leonor y a la infanta Sofía el paso de las unidades de las Fuerzas Armadas. La heredera al trono, que siempre se sienta a la derecha de su padre, suele ser la que más conversa con su padre durante estos actos institucionales.

Preparando a la heredera

Felipe VI  se muestra así como padre y mentor. Y es que el monarca tiene que aprovechar cada acto y cada momento para enseñar a Leonor todos los detalles y entresijos de estos eventos tan protocolarios e institucionales.

El izado de la bandera, la imposición de condecoraciones, el saludo a los miembros del Gobierno, y el desfile terrestre son algunos de estos eventos protocolarios.

Sin embargo, este año, la Familia Real no ha podido ni si quiera sentarse.

El rey da la mano a los militares condecorados

Frente a los más de 4.000 militares que estuvieron presente durante el desfile del 12 de octubre del año anterior, este año solo se han personado 527 debido al Covid. Ha habido una representación del Ejército de Tierra, la Armada, el Ejército del Aire, la Unidad Militar de Emergencias y de la Guardia Civil.

Este año, Felipe VI ha vestido el uniforme del ejército del Aire y colgado del cuello el Toisón de Oro, insignia que también ha llevado la Princesa de Asturias. Y es que todos los años va rotando los uniformes de los tres ejércitos.

Tras los honores de la ordenanza y la interpretación del himno nacional, el rey ha pasado revista a las tropas y ha saludado, a distancia, al resto de autoridades presentes.

A quienes ha saludado con la mano y no a distancia ha sido a los militares condecorados durante este acto. Pero no ha habido contacto piel con piel ya que don Felipe llevaba puestos unos guantes blancos para la ocasión.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?