España

Aragonès intentó de forma insistente acercarse y conversar con Felipe VI en el Mobile

Fue durante el cóctel sin periodistas y el President hasta se hizo hueco entre la gente para llegar hasta el Rey

EuropaPress_3812623_presidente_generalitat_pere_aragones_rey_felipe_vi_detras_presidente (1)
photo_camera (1)

Pere Aragonés era consciente de que su plante a Felipe VI en la bienvenida a la cena inaugural del Mobile World Congress de Barcelona, “no era un asunto menor”, pero era “necesario”. Pero su “calculada ambigüedad” ha provocado “perplejidad” entre algunos de los asistentes por la “pleitesía” mostrada después en privado hacia el monarca.

El presidente de Fira de Barcelona, Pau Relat, y el consejero delegado de la patronal GSMA, John Hoffman, fueron los encargados de recibir este lunes a Felipe VI a su llegada a la inauguración del Mobile World Congress.

Minutos antes de la llegada del rey, Aragonès y Torrent habían accedido al recinto ferial. El Gobierno catalán volvió a esquivar la foto con el monarca, aunque unos minutos después Pere Aragonès tuvo contacto con Felipe VI en el interior, donde compartieron una reunión con varios empresarios que les presentaron 12 proyectos tecnológicos.

Una vez concluido este encuentro, las autoridades se fotografiaron frente al stand de la compañía china Huawei y Aragonès posó al lado del rey.

Se repetía así la escena de la noche del domingo en la cena de inauguración de la feria, cuando ningún representante de la Generalitat participó en la recepción a Felipe VI.

Aragonés fue a buscar a Felipe VI

Así, en el marco de los encuentros institucionales con motivo del Mobile World Congress, Pere Aragonès no asistió a las recepciones oficiales a Felipe VI. Pero sí estuvo presente en la cena oficial y en el acto público de inauguración.

Ahí, fuentes presenciales a las que ha tenido acceso Confidencial Digital destacan que, tras haber permanecido en uno de los laterales del pabellón durante el besamanos, Aragonès y el conseller de Empresa, Roger Torrent, se detuvieron mientras el vicepresidente Jordi Puigneró enfiló camino hacia el lugar donde se iba a celebrar la cena.

En ese momento, el president intercambió unas palabras con el rey y Sánchez antes de compartir mesa junto a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, el presidente de la Fira, Pau Relat, y el director general de GSMA, Mats Granryd.

“Perplejidad” entre algunos invitados

Su actuación provocó una “enorme perplejidad” entre la clase política y empresarial catalana presentes. Advierten de que su “deslealtad institucional” pone en riesgo la continuidad en Barcelona de la feria de telefonía más importante del mundo.

Pero lo llamativo es que su actitud también ha desatado las iras, en conversaciones privadas, de dirigentes soberanistas. “Vuelve a erigirse como líder del boicot del secesionismo al rey y luego todo queda en nada. No se puede estar en misa y repicando. Lo suyo es de una calculada ambigüedad que ya cansa”, le reprochan diputados de JxCat.

Es uno de los duros reproches que le dedican algunos invitados que acudieron a la cena inaugural del Mobile World Congress, próximos a las tesis nacionalistas, a los que ha tenido acceso ECD.

 “Le faltó tiempo para ir a saludar al rey”

A pesar del plantón en la recepción oficial, el president buscó luego de forma insistente la ocasión de acercarse y conversar con el monarca antes del inicio de los discursos de la cena inaugural.

Un “movimiento calculado” que no pasó inadvertido para algunos de los presentes. “Le faltó tiempo para ir a saludar al rey, hasta se hizo hueco entre la gente. Eso sí, lo hizo en el cóctel privado donde no había cámaras, ni periodistas”, le critica uno de los testigos de la maniobra que observó “atónito” la escena junto a un alto ejecutivo alemán.

Pere Aragonès departió con Felipe VI antes de que las autoridades accediesen a la zona convertida en comedor para la cena.

“¿Por qué actúa así fuera de las cámaras”?, se preguntaba otro de los dirigentes empresariales que asistió. “Todo es más bien un postureo ideológico, Aragonès ha buscado en todo momento esquivar la foto con Felipe VI para después prácticamente echársele encima en privado”, ironizó su interlocutor.

Aragonès, pendiente de los gestos de Torrent

Muy distinta fue la actitud del conseller de Empresa, Roger Torrent. No asistió al recibimiento al monarca, pero tampoco hizo después ningún movimiento para acercarse a él.

“Eso sí es tener principios y marcar distancias sin alardear de ello”. Así elogiaban la actitud de Torrent otros invitados, según ha podido escuchar ECD por fuentes presenciales, que continuaban criticando en los corrillos los movimientos del president de la Generalitat.

Las imágenes de la cena que se han difundido en televisión mostraron al rey y al resto de comensales con el semblante serio y visiblemente tensos.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable