España

Los acontecimientos que han distanciado a Iñaki Urdangarín de la infanta Cristina además de su estancia en prisión

A lo largo de los últimos 15 meses se han ido sucediendo hechos que han provocado la separación y el deterioro del matrimonio

Iñaki Urdangarin en una imagen de archivo.
photo_camera Iñaki Urdangarin en una imagen de archivo.

El 12 de junio de 2018, el Tribunal Supremo de España resolvió mantener la pena de prisión de Urdangarín, aunque la redujo a cinco años y diez meses desde los seis años y tres meses. Se emitió después de 11 años de investigaciones en el Caso Nóos, en el que se denunció que Urdangarín y otras personas se valieron del fraude fiscal y el blanqueo de capitales para beneficiarse indebidamente del dinero de los contribuyentes.

Cinco días después, el 18 de junio (el último día posible para que lo hiciera), firmó su ingreso en un centro penitenciario de Ávila, una pequeña localidad al noroeste de Madrid. Era el único ocupante del edificio de hombres. 

En diciembre de 2020, Instituciones Penitenciarias (el equivalente español de la Oficina Federal de Prisiones estadounidense) le aplicó el artículo 100.2 del Código Penal, y fue trasladado a un Centro de Inserción Social en Alcalá de Henares, a las afueras de Madrid. Se le permitió salir todos los días a trabajar para una ONG que atiende a personas con discapacidad, pero tuvo que volver a dormir en su celda y sólo se le permitió salir un fin de semana al mes. 

Sólo un mes después, en enero de 2021, un juez penitenciario decidió concederle el llamado "tercer grado", también conocido como "semilibertad". Tenía que dormir en el centro penitenciario sólo cuatro días a la semana, de lunes a jueves; se le permitía salir de la prisión todos los fines de semana. Tenía la posibilidad de pedir 48 días de libertad en lugar de los 36 anteriores. 

En la sentencia también se establecía que debía someterse al Programa de Intervención en Delitos Económicos (PIDEco), un programa de rehabilitación para personas que han cometido delitos económicos, diseñado para enseñarles a aplicar mejor las leyes del Estado.

A finales de febrero de 2021, un juez le concedió un traslado, trasladándolo de Alcalá de Henares a la prisión de Zaballa, en Álava, donde disfrutaba de las mismas condiciones. El traslado se solicitó porque Urdangarín había recibido una oferta para trabajar en un bufete de abogados en Vitoria-Gasteiz, a escasos 25 minutos en coche del centro, y porque muchos de sus familiares seguían viviendo en la capital del País Vasco. 

En agosto de 2021, Instituciones Penitenciarias aplicó el artículo 86.4 del código penal, y se le concedieron condiciones aún más leves. Ya no se le obligaba a dormir en la cárcel, y podía estar en arresto domiciliario, que se controlaría a distancia, a través del teléfono y los ordenadores, lo que significaba que no tenía que llevar una pulsera electrónica. 

En octubre de 2021, concluyó su Programa de Intervención y, tras una cuidadosa revisión de sus resultados y de las condiciones de su condena, el 2 de marzo de 2022, un Juez de Control Penitenciario del País Vasco le concedió la libertad condicional. Todavía no se conocen las condiciones, aunque es de suponer que ya no estará tan vigilado durante su arresto domiciliario y gozará de más libertad para viajar. 

Una libertad de la que ya ha disfrutado, ya que se le vio el 5 de marzo en el estadio blaugrana de Barcelona con su segundo hijo Pablo para el partido de celebración del 50 aniversario del equipo de balonmano del Barcelona. 

Durante su etapa de trabajo en el bufete de abogados de Vitoria, Urdangarín conoció a la mujer con la que detonó su matrimonio, Ainhoa Armentia, una compañera con la que desarrolló una relación sentimental. En España se publicaron fotos de ambos cogidos de la mano en una playa local, lo que llevó a la Infanta Cristina a firmar un comunicado conjunto anunciando la "interrupción de nuestra relación matrimonial".

Posteriormente, se han sucedido más acontecimientos, como los desencuentros con su hijo Pablo o el rechazo definitivo de la infanta Cristina, con todo ello, es consciente de que perderá una serie de privilegios al dejar de pertenecer a la familia real. 

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?