El confidente de la corte

Puigdemont y sus esperanzas en Felipe VI

El rey y Carles Puigdemont entregan los despachos a la nueva promoción de jueces
photo_cameraEl rey y Carles Puigdemont entregan los despachos a la nueva promoción de jueces

Los independentistas en general y Carles Puigdemont en particular en la picota al rey cuando éste salió el 3 de octubre de 2017 a desautorizar el referéndum ilegal y el proceso secesionista. Desde entonces, es uno de los blancos de sus críticas más duras.

Sin embargo, el propio ex president, ahora huido de la justicia española en Bélgica, tuvo en su día esperanzas de que Felipe VI jugara un cierto papel mediador en el conflicto entre el Estado y la Generalitat.

Así lo cuenta en su libro “La crisis catalana”. Según Puigdemont, él pensaba que don Felipe podría haber sido una figura neutral, que ejerciera de árbitro, de moderador, en un proceso de negociación entre el Gobierno de España y el de Cataluña que desembocara en un referéndum pactado en el que los catalanes decidieran entre la independencia o una mayoría autonomía dentro de España.

“Desgraciadamente, cuando el 3 de octubre de 2017 afirmó que los dirigentes catalanes estábamos al margen del derecho y de la democracia, se desacreditó. Ahora pertenece al bando de los que han agravado al problema”, asegura Puigdemont, que añade que hasta el 3 de octubre -cuando salió de inmediato a responder al rey- él no había hablado nunca del jefe del Estado porque podría llegar el caso en que tuviera que jugar ese papel de mediador neutral.

Puigdemont se sintió entonces muy decepcionado. Por cierto, que en el libro hay otra mención a don Felipe. El ex presidente catalán cita unas palabras del ahora rey, cuando era príncipe, en una ceremonia de entrega de los Premios Príncipe de Girona: “Cataluña será lo que los catalanes quieran que sea”. Puigdemont le da la vuelta a la frase para apoyar el derecho de autodeterminación y secesión.

Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo