El confidente de la corte

La precaución de don Juan Carlos en el funeral del Gran Duque Juan

Juan Carlos I, a su llegada al funeral por el Gran Duque Jean.
photo_cameraJuan Carlos I, a su llegada al funeral por el Gran Duque Jean.

Los reyes Don Juan Carlos y Doña Sofía acudieron el pasado sábado a la catedral de Notre-Dame de Luxemburgo para asistir al funeral del Gran Duque Juan. En el trayecto que realizaron a pie los reyes desde su vehículo hasta la iglesia, así como en el sentido contrario, el rey emérito necesitó de la ayuda de una persona que le acompañó durante el recorrido de estas cortas distancias, ya que había llovido y existía el riesgo de que el rey resbalase. 

No es común que el rey necesite a una tercera persona para ayudarle a caminar. Hace unas semanas, la salud de Juan Carlos I volvió a ser noticia al aparecer en la presentación de carteles de San Isidro con un cardenal cerca del ojo, aunque después se supo que era el resultado de haberle extirpado un tipo de cáncer benigno de piel.

El Gran Duque Juan de Luxemburgo falleció el pasado 23 de abril a los 98 años de edad. Jefe de Estado de Luxemburgo desde 1964 hasta 2000 cuando abdicó tras 36 años de reinado en su hijo el Gran Duque Henri y un historial de condecoraciones tras haber participado en la Segunda Guerra Mundial. Con 21 años, se alistó como soldado voluntario con la Guardia Irlandesa, llegó a participar en el desembarco en la costa francesa, en Bayeaux y en la liberación de la ciudad normanda de Caen en 1944.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable