El confidente de la corte

El Infante Don Pedro no murió con 10 años, sino con menos

Escudo de la Real Academia Matritense de Heráldica y Genealogía.
photo_camera Escudo de la Real Academia Matritense de Heráldica y Genealogía.

Según cuenta la leyenda segoviana, el infante Don Pedro, hijo de Enrique II de Castilla, murió el día 22 de julio del 1366 cuando sólo tenía diez años, tras precipitarse al vacío desde una de las ventana del Alcázar de Segovia.

Un reciente estudio antropológico y radiológico de los restos óseos del infante, que fueron encontrados por sorpresa el pasado mes de noviembre durante unos trabajos de restauración en la Catedral de Segovia, ha abierto el camino a la ciencia para que arroje algo de luz sobre la historia que rodea a la figura del infante.

La Real Academia Matritense de Heráldica y Genealogía asegura que el análisis forense de tres huestos hallados el pasado mes de noviembre en un cofre dentro de su sepultura ha desvelado que dichos restos corresponden a un niño de entre seis meses y un año de edad, aquejado de una enfermedad metabólica que afectara al crecimiento, posiblemente raquitismo.

Este análisis ha sido realizado por un equipo del área de Antorpología de la UGR dirigido por el Catedrático José Antonio Lorente, con la colaboración del Hospital San Cecilio de Granada.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?