El confidente de la corte

La forma correcta de saludar a la realeza

Expertos califican la reverencia como un gesto elegante, cordial y como señal de respeto, pero en ningún caso se trata de algo obligatorio, ya que no aparece recogido en ninguna ley de ningún país democrático.

Así lo sostiene el delegado territorial de la Asociación Española de Protocolo (AEP) en Castilla La Mancha, Juan de Dios Orozco. En su blog, Protocol.es, explica que la forma de saludar comúnmente conocida como el “besamanos” se basa más en la tradición que en la exigencia que impone una normativa legal. Por ejemplo, la forma de saludar a la reina de Inglaterra queda a criterio del que ejecuta el saludo. No obstante, se sugiere agachar levemente la cabeza en el caso de los hombres y hacer un amago de hincar la rodilla en el caso de las mujeres. Aunque muchos se decantan por estrechar la mano de la manera habitual. El problema surge cuando uno espera que su mano sea estrechada por la reina y ésta no se la tiende porque espera una leve inclinación de cabeza, en el caso de los caballeros, o una leve reverencia, en el caso de las mujeres. Orozco mantiene en Protocol.es que la reverencia no es una muestra de sumisión sino de respeto que cada ciudadano elige ejecutar libremente o no. No obstante, se recomienda mantener siempre contacto visual. En cuanto a la Casa Real española, el dirigente de la Asociación Española de Protocolo afirma que no existe ni una sola referencia al modo en el que se ha de actuar al saludar a los miembros de la familia real. Los reyes de España tienden la mano y reciben con igual afecto y consideración a quienes besan la mano y ejecutan una reverencia, que a quienes prefieren solo estrechar la mano. Pero la tradición sí marca algunas recomendaciones, como que un caballero debe besar la mano de una señora casada. En ese caso, se ejecuta el gesto pero nunca se llega a besar la mano, ya que solo los muy allegados llegan a tocar con sus labios la mano de la señora a la que saludan.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable