Dinamarca

Las duras críticas a la familia real danesa por un refugio de esquí de lujo en los Alpes

Federico de Dinamarca es el dueño de la propiedad y ha decidido abandonar la casa de Suiza por la polémica causada

Federico de Dinamarca
photo_cameraFederico de Dinamarca

El heredero del trono danés, el príncipe heredero Federico, ha tenido que abandonar un acuerdo en el que recogía el alquiler en un refugio de esquí de lujo en los Alpes suizos.

La causa de esta decisión ha sido por una gran polémica que se han visto envuelta la familia real danesa. Las críticas se han dado porque los príncipes informaron de que, durante su estancia en Suiza, se alojarían en su propia casa. Una vivienda que tienen en propiedad desde hace diez años y de la que no se tenía ningún conocimiento los ciudadanos de Dinamarca.

Consideran que al tratarse de una propiedad comprada con el dinero que cobran por sus funciones públicas, deberían haber informado en el momento de la compra, ya que además se estima su valor en unos dos millones de euros.

El palacio real ha comunicado que la decisión se tomó después de hacerse público el conocimiento de que el príncipe Federico de Dinamarca era dueño de la propiedad suiza. Es decir, que "los términos para subarrendar ya no son los mismos", según la agencia de noticias danesa Ritzau.

Este abandono ha generado críticas en los medios de comunicación daneses y entre algunos miembros del parlamento, quienes cuestionaron la constitucionalidad de las transacciones del príncipe. 

En Dinamarca, la familia real vive de una asignación pública que solo puede gastarse en activos extranjeros con la aprobación de los legisladores.

En la declaración publicada por Ritzau, el palacio ha informado que Federico de Dinamarca y Mery de Dinamarca habían pagado la propiedad suiza con su propio dinero. 

La casa está en Verbier, una de las estaciones de esquí más exclusivas del mundo. El periódico BT, un periódico sensacionalista, ha sido el primero en informar la propiedad del príncipe de la propiedad.

La subvención anual de la familia real, que se financia a través de los impuestos daneses, es establecida por el Parlamento. 

En 2020 la reina Margarita II de Dinamarca recibirá 87.6 millones de coronas y el príncipe heredero y su familia recibirán 21.6 millones de coronas. 

Por todas estas cuestiones tratadas después de conocerse la casa secreta que disponían los príncipes, han preferido abandonar el alquiler del refugio de esquí para dejar atrás la polémica que se ha creado. 

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?