Bélgica

Los reyes de Bélgica vuelven dos meses después a la zona afectada por las inundaciones

El agua dejó en el país 37 muertos y numerosos desperfectos

Reyes de Bélgica.
photo_camera Reyes de Bélgica.

Dos meses después de las devastadoras inundaciones que azotaron Europa central, el rey Felipe y la reina Mathilde de Bélgica regresaron a las zonas más afectadas para ver el progreso que se había logrado y discutir estrategias para el futuro. 

El 15 de septiembre, Sus Majestades llegaron al Hotel de Ville en Verviers para una sesión informativa inicial sobre el estado actual de las cosas en la zona y los esfuerzos en curso para apoyar a la población local.

Después de la sesión inicial, el rey Felipe y la reina Mathilde se trasladaron a la Grand-Place en Ensival, donde se reunieron con representantes de la Cruz Roja Belga, los departamentos locales de Defensa y asociaciones de voluntarios para discutir sus esfuerzos para ayudar a los lugareños y sus propias experiencias acerca de la devastación que produjeron las inundaciones. 

Finalmente, los reyes viajaron hasta Esneux, donde visitaron el Athenée Royale. Allí, se reunieron con profesores, alumnos y todo el personal de la escuela, elogiándolos por el inmenso esfuerzo que hicieron para asegurar que su escuela, que fue golpeada violentamente por lluvias e inundaciones, estuviera en perfectas condiciones para el regreso a la actividad docente presencial. 

En julio, Europa central fue golpeada por devastadoras inundaciones resultantes de un aguacero sin precedentes. Alemania fue el país más afectado, seguido de cerca por los Países Bajos, Bélgica y Luxemburgo

Si bien los Países Bajos y Luxemburgo tuvieron la suerte de tener pérdidas que solo afectaron a las empresas y los bienes materiales, Alemania totalizó 184 muertos, mientras que Bélgica perdió a 37 de sus ciudadanos. 

Los gobiernos y las familias reales se unieron en torno a las comunidades afectadas, con el rey Willem-Alexander y la reina Máxima visitando Limburgo y la familia gran ducal de Luxemburgo enviando su apoyo. 

El rey Felipe y la reina Mathilde también visitaron las áreas afectadas inmediatamente después de que se declaró seguro hacerlo y redujeron las celebraciones del Día Nacional para respetar las vidas perdidas en esa tragedia. 

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?