Bélgica

La princesa María Laura de Bélgica se casa en Bruselas

Contrajo matrimonio con Guillermo Isvy en una ceremonia civil y religiosa

La princesa Maria Laura besa a su esposo William Isvy tras la boda |EUROPA PRESS
photo_camera La princesa Maria Laura besa a su esposo William Isvy tras la boda |EUROPA PRESS

La ceremonia civil tuvo lugar por la mañana, en el Ayuntamiento de Bruselas. Asistió la Familia Real belga al completo. 

La novia llevaba un vestido de Gucci de color rosa pálido que le llegaba justo por encima de las rodillas. La parte delantera del vestido era plisada y tenía mangas cortas. La princesa llevaba unos pendientes con una perla en el extremo, los mismos que su cuñada Lili Rosboch llevó el día de su boda con el hermano mayor de María Laura, el príncipe Amedeo, y el pelo recogido en un gran moño. 

Y hablando de pelo, uno de los fotógrafos presentes captó un dulce momento en el que, poco antes de entrar en la sala de ceremonias, se ve a la princesa María Laura arreglando el mechón delantero del novio, ambos con una amplia sonrisa. 

La ceremonia religiosa tuvo lugar a primera hora de la tarde en la Catedral de San Miguel y Gúdula, el mismo lugar donde, entre otros, se casaron los Reyes Felipe y Matilde en 1999. 

A la catedral llegaron algunos invitados notables, como la princesa Delphine con su familia (su marido Jim O'Hare y sus dos hijos Josephine y Oscar) y todos los hijos de los Reyes: La princesa Elisabeth, que regresó de Oxford, estuvo allí, así como el príncipe Gabriel, que la semana pasada tuvo que perderse la boda de su tío Charles-Henri d'Udekem d'Acoz por estar en formación militar. 

Para la ceremonia religiosa, la novia se puso un vestido a medida de Vivienne Westwood Couture, inspirado en "las mujeres de moda del siglo XVIII" y en "las estatuas griegas", según el comunicado de prensa publicado por la maison. Para la recepción, se reveló que la falda con cola de 4 metros se desprenderá, dejando a la novia con un sencillo vestido esculpido.

En la cabeza lució la tiara de Saboya-Aosta, una pieza que procede de la parte de su padre y que también ha llevado en numerosas ocasiones la princesa Astrid.

A la llegada del cortejo nupcial, un pequeño incidente mantuvo la realidad: uno de los pajes, el príncipe Maximiliano, perdió su zapato, y tuvo que ser ayudado por su abuelo, el príncipe Lorenz, y su tía, la princesa Luisa, para ponérselo.

Al final de la ceremonia, los novios salieron de la iglesia bajo una lluvia torrencial, y fueron protegidos por paraguas verdes hasta el coche de época, un Porsche 356, que el novio condujo a un lugar secreto para la recepción. La lluvia fue un elemento que parece recurrente en las bodas de la familia; la ceremonia de la princesa Astrid y el príncipe Lorenz también se vio empañada por la lluvia, un hecho que la princesa Astrid recordó en su reciente entrevista previa a la boda. Añadió "novia mojada, novia afortunada", recordando un dicho tradicional.

Se permitió a la prensa salir de la iglesia, pero, como la pareja quería una sensación más familiar para la boda, la ceremonia en sí se mantuvo en privado. A principios de esta semana se supo que los novios celebrarían un momento de oración en honor a la difunta reina Isabel II. 

Para mantener el sentimiento familiar, la pareja, que actualmente reside en Londres, encargó a la princesa Astrid, madre de la novia, la planificación de la boda en Bruselas. También seleccionaron a la mayoría de los miembros de la familia para que actuaran en su fiesta de bodas. 

La hermana menor de la novia, la princesa Luisa María, actuó como dama de honor, mientras que la princesa Astrid de Liechtenstein, la princesa Olympia Napoleón y la archiduquesa Lili de Austria Este fueron las damas de honor. El cortejo nupcial estaba formado por la sobrina de la Princesa, la Princesa Anna Astrid, y el sobrino, el Príncipe Maximiliano, así como por María-Thereza Droste zu Vischering von Nesselrode, Álvaro de Orleans-Borbón, Aurora y Eulalia Peters. El hermano del Sr. Isvy y el príncipe Joaquín, hermano menor de los príncipes María Laura, hicieron de ujieres, y a este último se le vio ayudando a su abuelo, el rey Alberto II, a subir las empinadas escaleras para llegar a la catedral. 

Esta boda se celebró a pesar del luto por la difunta reina Isabel, en parte porque se consideraba un asunto privado; sin embargo, como ya se ha dicho, se reveló de antemano que la pareja estaba muy entristecida por la muerte de Su Majestad y que dedicarían un momento de su ceremonia religiosa a recordarla y rezar. 

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?