Bélgica

Desde el 21 de julio de 2013

Así han sido los cinco años en el trono de Felipe de Bélgica

El rey Alberto II abdicó por voluntad propia dejando a su hijo como jefe del Estado. Muy poca gente confiaba en que fuese a tener el mismo éxito que su padre

El rey Felipe se sentó en el trono un sábado 21 de Julio de hace cinco años. Al principio no tenía mucha confianza en sus habilidades, pero estuvo haciendo un curso de protocolo fluido.

El entonces rey Felipe de 53 años asciende al trono en 2013 tras la abdicación de su padre, Alberto II, quien renunció al trono ese verano de forma voluntaria.

Desde su proclamación, los belgas no confiaban en que Felipe tuviese el éxito que tuvo su padre.  Todo esto a pesar de su exitosa carrera escolar: un diploma de la Real Academia Militar, seguido por el Trinity College en Oxford y un máster en ciencias políticas de la Universidad de Stanford.

Como príncipe heredero, su imagen no siempre fue positiva y había una especie de desconfianza en sus habilidades. Pero eso ha ido cambiando considerablemente en los últimos cinco años, según el rector de la Universidad de Amberes, el historiador y especialista en monarquía Herman Van Goethem:  "Ha corrido sin problemas. Felipe desempeña su papel perfectamente, incluso durante la formación del gobierno de 2014”.

El especialista en monarquía Peter Buysrogge asegura que el actual monarca tiene perfil bajo, también con respecto a tomar posiciones políticas y que Alberto II era extravagante.

Según Van Goethem, el rey belga ha encontrado su papel, no solo en política sino también en el dominio público. "Puede que no sea el más suave, pero eso no es necesario, porque para eso está la reina Mathilde. Ella es muy fuerte, está bien preparada y siempre hace las preguntas correctas. Junto son uno. Durante las misiones económicas o las visitas de estado desempeñan un papel perfecto.

Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo