AN

¿Quién es el técnico deportivo?, por Santiago Romero Granados

Santiago Romero Granados, licenciado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, y primer catedrático del orden nacional en este área, explica en el libro Manual básico

del técnico deportivo de un club que los tiempos han cambiado y ahora los entrenadores y educadores deportivos deben poseer una amplia gama de conocimientos; desde técnica, táctica y psicología hasta sociología y pedagogía. Estas habilidades son esenciales para satisfacer las necesidades de los niños, deportistas y familias que requieren iniciación deportiva. En este apartado se examinarán las cualidades de un buen entrenador deportivo, los distintos tipos de centros de iniciación deportiva y la relevancia de los padres en estas primeras etapas.

Santiago Romero continúa escribiendo que el entrenador, el técnico, el monitor, son algunos de los nombres con los que se conoce socialmente al técnico deportivo. Esto se debe a la legislación cambiante a lo largo del tiempo. Las federaciones han trabajado duro para formar a estos profesionales y el sistema educativo ha ayudado a regular su formación. Lo realmente importante no es cómo se les llama, sino darse cuenta de que tienen una gran responsabilidad. Su función más importante es atraer a los niños hacia este tipo de actividades y mantener su interés y entusiasmo. Educar a los deportistas es fundamental, algo que no se refleja en la mayoría de las definiciones de ser un técnico.

El técnico deportivo, conocido con distintas denominaciones como entrenador, monitor, etc., es producto de la variación legislativa a lo largo del tiempo. Las federaciones, según Santiago Romero Granados, han contribuido a formar a los técnicos, y el sistema educativo los regula como una enseñanza de formación profesional. No importa cómo se llame a esta persona; lo que es relevante es que tenga consciencia de su gran responsabilidad. Su función primordial es motivar a los niños a participar en actividades deportivas, y mantener su interés y entusiasmo. Pero sobre todo, enseñar. Está claro que esta última variable no suele presentarse en la mayoría de definiciones sobre lo que significa ser un técnico.

El Diccionario de Ciencias del Deporte diferencia entre monitores, entrenadores y entrenadores de competición, sin distinción alguna entre estos dos últimos. Ambos trabajan en el ámbito deportivo, dirigen y coordinan equipos, pero necesitan una formación específica para ello. En esencia, el entrenador debe ser competente para supervisar los entrenamientos y competiciones, contar con conocimientos sobre su disciplina deportiva y tener experiencia personal de entrenamiento y competición. En la actualidad, dice Santiago Romero Granados en este libro, hay numerosos estudios que definen al técnico deportivo como una persona especializada, enfocándolo como motivador, animador y organizador, pero se olvida que es un educador que debe formar la base para el cambio.


Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes