AN

¿Por qué es importante la vigilancia de una marca una vez registrada?

La empresa Heda Vigila aclaró que el Estado no puede ejercer derechos privados de marca o evitar que se registre otra que pueda generar confusión. La advertencia se relaciona con el debate sobre cómo las empresas pueden cuidar sus nombres en un mercado cada vez más competitivo y menos ético.

Para estos expertos son las propias empresas las que deben ejercer las acciones con el objeto de evitar estas situaciones que pueden obstaculizar su desempeño. “Es temerario confiar el registro de una marca en quien no puede defenderla del riesgo de confusión”, dijo la compañía en un comunicado emitido recientemente.

Con las manos atadas

El escrito publicado por la firma sostiene que el Estado no puede actuar en defensa de los derechos privados sobre una marca. La razón principal es que estaría incurriendo en abuso de poder, sobre todo si la afectada no formula una denuncia al respecto. En este sentido, no puede denegar un nuevo registro con un nombre que suponga un riesgo de confusión a una marca ya existente.

Tampoco puede actuar en caso de que, por no advertir el riesgo de confusión previamente, coexistan en el mercado dos marcas con nombres muy parecidos. En ambos casos, el papel de las instituciones oficiales es el de mantener una posición neutral mientras un tribunal es el que decide sobre este caso. Heda Vigila advierte, sin embargo, que es el Estado, a través de la Oficina Española de Patentes y Marcas, (OEPM) quien instruye el expediente.

Heda Vigilia es una licenciataria especializada en la aplicación de métodos de vigilancia no convencionales para determinar la existencia del registro de marcas parecidas. En otras palabras, prestan un servicio que evita el registro posterior de marcas idénticas o similares. Cuenta con un servicio específico para cada compañía contratante.

Lo que implica una adecuada vigilancia de marca

Una adecuada vigilancia de marca implica la aplicación de metodologías no convencionales para determinar coincidencias imposibles de detectar con métodos tradicionales. Heda Vigila dice que muchas veces el propietario de una marca anterior afectada no puede advertir este riesgo. La razón es que un nombre es una creación única e imaginativa que no siempre se puede evaluar con la tecnología informática convencional.

Ante esta seria limitación, Heda Vigila ha creado una metodología que se basa en un listado previo y completo. En este, se incluyen aspectos como elementos fonéticos y coyunturales (género, número singular o plural, unión o separación, en parte o en todo). Es decir, todo lo que pudiese generar confusión entre los consumidores. El listado se prepara en función de cada nombre o caso en particular.

Mediante cruces informáticos diarios, la firma busca posibles coincidencias que pudieran resultar nocivas para las marcas. Si se detectan, se notifica inmediatamente al propietario para, en caso de que él lo decida, iniciar el proceso jurídico correspondiente. La firma de vigilancia dice que estas son en parte las razones por las cuales estas tareas no deben dejarse en manos del Estado.


Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?