AN

El papel de la digitalización en la valoración de residuos

En España solo se reciclan alrededor de la mitad de los residuos que se generan.

Estas cifras, unidas a los objetivos y obligaciones adquiridos, tanto de reciclaje como de reutilización, han motivado la creación de programas especiales como la Estrategia Española de Economía Circular 2030.

El objetivo es promover un sistema en el que se aprovechen los recursos el mayor tiempo posible. A raíz de diversas iniciativas ecológicas, han surgido métodos que permiten reutilizar y monetizar materiales y productos de manera simultánea. Una de las plataformas que destaca en este sector es recircular, dedicada a la compraventa de recursos industriales.

Cómo la digitalización ha impulsado el aprovechamiento de los residuos

Gracias a la digitalización, existen plataformas que ayudan en el proceso de la valorización de residuos o recursos. Esto sirve para dar visibilidad a unos recursos que aún son funcionales, dotar de trazabilidad a los procesos de valorización y obtener valor ambiental y económico a partir de estas acciones.

Las herramientas online de compraventa de recursos utilizan automatizaciones para clasificar cada artículo y que se puedan filtrar de una manera rápida y sencilla. De esta forma, el comprador puede saber si se trata de una pieza usada, un excedente de producción, un residuo, un equipo industrial o un elemento reacondicionado.

La digitalización también ayuda a que los compradores obtengan los recursos de proveedores cercanos a su localización. De esta forma, se evitan los traslados de ruta larga, contribuyendo así a reducir el impacto del transporte. Además, los algoritmos modernos son capaces de identificar las oportunidades de reutilización y reciclaje de un recurso y facilitar las conexiones entre vendedores y potenciales compradores.

¿Cuáles son los recursos que se pueden reutilizar gracias a la digitalización?

Los catálogos de recursos industriales se caracterizan por ser muy variados. Los productos pueden ir desde lo más sencillo, como palés o cajas cartón, hasta lo más complejo, como equipos industriales. En recircular trabajan con una amplia variedad de recursos que cualquier empresa puede tener; no solo ofrecen residuos, sino que también disponen de subproductos, excedentes de producción, productos usados, equipos industriales y material almacenado que puede estar como nuevo.

Entre los recursos más comunes destacan los relacionados con el almacenaje: cajas, contenedores, jaulas y bidones de distintos materiales, como plástico y metal.

En el sector electrónico, las baterías y las piezas de equipos electrónicos, así como equipos informáticos también están solicitadas. Incluso el mundo de la moda puede beneficiarse de la economía circular. Algunos catálogos incluyen ropa de segunda mano en grandes cantidades y retales textiles, entre otros. Además, es habitual encontrar productos usados en toda empresa industrial, como bidones GRG, palés y plásticos de distintos tipos, hormigón, etc. que pueden disponer también de una vida útil más larga.

La plataforma recircular destaca como pionera en este sector. Las transacciones realizadas en ella son transparentes y su impacto medible gracias a su metodología de medición de impacto, con la que calcula los beneficios ambientales y sociales de cada intercambio.

Hoy en día, la digitalización, así como tecnologías de inteligencia artificial y blockchain, se han convertido en un gran aliado para la implementación de estrategias de protección medioambiental. Gracias a la digitalización, ahora es posible dar una segunda vida a los residuos (o recursos, claro).


Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?