AN

El oro brilla de nuevo

Desde tiempos inmemoriales, el oro ha sido un metal considerado un elemento de mucho valor en distintas culturas del mundo. Hasta 1971, las divisas más fuertes del mundo eran convertibles en oro y aún hoy los bancos centrales de países del mundo entero mantienen grandes reservas de este metal para estabilizar sus monedas. 

Lo cierto es que en este último año cada vez más personas deciden invertir en oro como un medio para la conservación patrimonial a medio y largo plazo, ya que se trata de un bien altamente líquido, fácilmente transportable y siempre que se trate de oro de inversión (24 quilates) este estará exento de IVA en su compra.

¿Es mejor comprar oro físico o el digital?

Hay dos opciones de básicas para invertir en oro: comprar el activo financiero que recoja la cotización del oro o comprar directamente el oro en su forma física cada una con sus ventajas e inconvenientes.

El oro digital, comprado a través de un fondo de inversión o un bróker, tiene como virtudes principales su facilidad de contratación, la de ser muy líquido y que no requiere ningún tipo de almacenamiento del metal, pero también supondrá un gasto anual en concepto de diferentes comisiones, lo que a la larga puede minar en gran medida el rendimiento de la inversión. 

Por otro lado, comprar oro físico también tiene unas ventajas evidentes:

En primer lugar, contrariamente al oro digital, este no tiene ningún coste de mantenimiento. Un lingote o moneda se puede guardar o regalar y este no devengará ningún coste para el comprador, siempre que no se contrate una caja fuerte en un banco o similar.

Además, el oro físico es mucho más escaso que el oro que cotiza en los mercados financieros y, generalmente, resulta más difícil de conseguir y tiende a costar por encima de la cotización del día. Un lingote, además, puede ser un excelente regalo.

Cómo invertir en oro físico

Hay varias presentaciones de oro físico en las que se puede invertir, como por ejemplo monedas o lingotes. A través de una joyería de confianza o alguna de las empresas del sector que se dedican a la compraventa de dicho metal. 

Germán López, CEO de Germán Joyero, que tiene establecimientos en Madrid y Valencia, indica que “los clientes suelen solicitar lingotes desde 100 gramos, por los que cobramos 2 € por gramo de comisión, generalmente para regalar a algún conocido. Siempre les recomendamos que utilicen el oro como medio de diversificación del patrimonio y que lo guarden a largo plazo, pues hasta ahora siempre ha sido un activo muy estable que supone una excelente protección contra la inflación”. 

Es precisamente esta estabilidad lo que lo hace tan deseable para los inversores, prefiriéndolo entre otros recursos financieros, permitiendo incluso obtener ganancias mientras se ahorra. Para invertir en oro, no existe un momento adecuado como tal, sino que por regla general siempre suele ser una apuesta segura, independientemente de cuándo se decida hacer la inversión.

Lo cierto es que, en momentos donde se prevén tiempos difíciles para la economía y la inflación está en cifras no vistas desde los años ochenta, cada vez más gente decide diversificar su patrimonio y encuentra un hueco en su cartera para el oro de inversión, ya sea a través de un fondo de inversión como en físico. 


Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes