AN

La nueva colección de novia Brava de Silvia Fernández

Silvia Fernández, el atelier fabricante de vestidos de novia e invitadas, ha anunciado su nueva colección Brava para la última temporada de este 2022.

Se trata de una nueva línea de vestidos con la que busca darle un toque inolvidable a ese momento tan especial para las novias.

En esta nueva colección, la firma española conserva su filosofía de confección hecha a mano por profesionales expertos que ha conquistado a miles de novias. La diseñadora dijo que se trata de una de las colecciones más completas que ha creado hasta el momento, ya que tiene muchas opciones distintas.

Líneas simples; el sello de Silvia Fernández

El sentido de lo práctico y funcional, pero sin dejar de lado la elegancia y la originalidad se ha consolidado durante todo este 2022. Por el momento, no existen señales de que las modas con excesos en cortes y diseños abundantes en detalles vuelvan a estar en tendencia.

Esto le ha venido como anillo al dedo a Silvia Fernández cuyas creaciones se han caracterizado por conservar cortes limpios, diseños clásicos y materiales sobrios. Ese espíritu es el que refleja Brava, colección que le da a la novia esa imagen práctica y elegante que caracteriza a la mujer moderna.

La colección Brava incluye un total de 71 diseños para los cuales han utilizado materiales versátiles y de primera calidad. En su Atelier ubicado en El Bierzo el equipo de Silvia Fernández se dedica a darle forma a los sueños de cada novia. La diseñadora destaca que, como en otras colecciones, los modelos de esta línea se pueden personalizar para agregarles un toque único y exclusivo.

Opciones para todas las necesidades, gustos y presupuestos

Silvia Fernández dijo que en Brava las novias pueden encontrar modelos cortos y juveniles, como el Jolie. Se trata de un vestido con falta amplia de tul plumeti a la rodilla. Es ideal para ceremonias vespertinas al aire libre, o incluso para una boda civil.

Entre los vestidos largos de la colección Brava destaca el modelo Jamaica, con una espalda elaborada en tul y canutillo que forma una 'X'. Desde allí sale una larga cola. Otro modelo donde sobresale lo clásico es el Jenifer, que no pasa desapercibido con sus mangas anchas y una amplia falda. Sobre ella, el tul cae como si fuera una cascada interminable.

Un modelo que evoca el romanticismo propio del otoño es el Jesca, un vestido que recuerda a las antiguas princesas griegas. Para las más sobrias la colección Brava tiene el vestido Joya, una columna manga larga y cuello alto con espalda semidescubierta. Una constante en todos los diseños de esta colección es la combinación discreta de materiales, dándole mayor protagonismo y personalidad al corte.


Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?