AN

Llega el puente de otoño y esta es la ruta de tapas de la capital

Para celebrar el Día de la Hispanidad, qué mejor que regalarse un día de tapas por la capital. Ser parte del meeting point por excelencia en Madrid: el kilómetro Cero, la Puerta del Sol. Una plaza llena de vida donde sacarse una foto bajo la estatua del Oso y el Madroño y comprar suerte en Doña Manolita. La primera parada, un vermut al sol en la terraza de Lamucca del Carmen, en la Plaza del Carmen, 5.

Siguiente parada: Malasaña. Situado entre Gran Vía, San Bernardo, Fuencarral y Carranza, el Barrio de Malasaña se ha proclamado territorio hipster de la capital. Rollo moderno, barbas y bicicletas en un ambiente vanguardista repleto de tiendas, cafés, hotelitos, bares de viejo y los locales más chic para ir de tapas por Madrid. Cuna de la Movida en los ochenta, este es el barrio perfecto para tomarse unas cañas en el mismo bar que los protagonistas de aquel movimiento rompedor que le dijo al mundo “Madrid me Mata”.

Cruzando la Gran Vía y bajando por la calle Huertas, llega el Barrio de las Letras, donde vivieron las figuras más destacadas del Siglo de Oro, como Quevedo, Cervantes o Góngora. Librerías, conventos, teatros, museos… el Barrio de las Letras, que forma parte del llamado Madrid de los Austrias, invita a la tertulia y al tapeo y, para ello, uno de los locales más emblemáticos: Lamucca de Prado, entre la calle León y la Calle Prado. Este local, que antes albergaba el mítico Café del Prado, propone una carta variada repleta de opciones: unas croquetas de mamá o un buen plato de jamón de jabugo siempre predispone a la charla literaria y a continuar el paseo hacia Chamberí, otra parada inexcusable en la capital.

Chamberí, junto al Barrio de Salamanca, son los principales núcleos de la vida económica de la capital.

Ambos barrios albergan los principales edificios oficiales, sedes de grandes empresas, bancos y multinacionales, embajadas, las tiendas más chic de la capital y los locales donde dejarse ver y disfrutar de un ambiente chic. Para tapear, Lamucca de Serrano y Almagro, donde, además de una buena selección de vinos, se puede disfrutar de unos mejillones al vapor o unos pimientos del Padrón que ponen las pilas para continuar la ruta turística por Madrid

Para los amantes de lo orgánico, “Take a walk on the Organik Side”, Organik Parriya les da la bienvenida. En pleno centro de Madrid, Lamucca de Fuencarral y, en el Campo de las Naciones, Lamucca de Andes ofrecen alternativas tanto veganas como carnívoras, siempre bajo la premisa de respetar al máximo la procedencia y la calidad de la materia de prima y una exclusiva oferta de alcoholes y vinos orgánicos y un Tap Bar con 16 grifos de cervezas.


Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable