AN

Efisio explica cuáles son los beneficios del drenaje linfático

El masaje es uno de los servicios terapéuticos más solicitados para aliviar el estrés o la tensión, eliminar el dolor y liberar los nudos musculares.

No obstante, sus beneficios pueden tener otros alcances según la técnica aplicada. Por ejemplo, la masoterapia, también conocida como el drenaje linfático manual o DLM, es una técnica diseñada para desintoxicar el cuerpo. Al aplicar diferentes niveles de presión, es posible descomponer la grasa, suavizar la celulitis y darle brillo a la piel. Este procedimiento es realizado en centros especializados como Efisio.

Beneficios del drenaje linfático manual

El drenaje linfático se basa en la aplicación de masajes suaves y relajantes en diferentes zonas del cuerpo. El objetivo es mejorar la circulación de la linfa, la cual se encarga de recoger y transportar los desechos del cuerpo por medio de los vasos linfáticos hacia los ganglios, donde se depuran. El correcto funcionamiento del sistema linfático es esencial para la eliminación de toxinas, residuos, células sanguíneas muertas y organismos patógenos.

Debido a su función, el DLM tiene diversas ventajas para la salud. Por una parte, puede ayudar a drenar líquidos, esto contribuye a la reducción de la inflamación en diferentes partes del cuerpo. Además, puede mejorar las defensas en el organismo, el aspecto de la piel en afecciones como la celulitis o el acné, estimular la función renal, mejorar la circulación sanguínea, eliminando así varices y la acumulación de edemas y puede ayudar a tonificar los músculos.

Las lesiones de drenaje linfático

Una sesión de drenaje linfático manual suele tener una duración de 40 minutos a 1 hora, en la cual el paciente tendrá un servicio de masoterapia relajante. Este tipo de técnica permite reducir, o eliminar en algunos casos, los medicamentos y tratamientos invasivos de ciertas enfermedades. Sin embargo, para obtener buenos resultados es necesario acudir a profesionales, ya que una mala técnica o presión excesiva pueden impedir o desviar la circulación de la linfa.

En Madrid, los interesados en este tipo de masajes disponen de Efisio. Dicho centro cuenta con fisioterapeutas certificados en los métodos más eficaces de Europa. Para el drenaje linfático emplean la técnica Vodder, que es la forma tradicional de masaje, y la técnica Leduc, que divide el proceso en tres fases: drenaje, maniobra de llamado y maniobra de reabsorción. Además, existen opciones localizadas para piernas, rostros, embarazadas y más.

Con al menos 15 terapeutas expertos en terapia manual y más de 8.000 pacientes satisfechos, la clínica es un referente de la fisioterapia en Madrid. Además, ofrece un servicio y trato personalizado para cada caso.


Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?