AN

Eatlean, un queso sin lactosa bajo en grasas, bajo en calorías y alto en proteínas

Mantener una alimentación equilibrada, con variedad de nutrientes, es positivo para la salud física y mental, ya que ayuda a fortalecer el sistema inmunológico, a evitar enfermedades y a mantener el correcto funcionamiento de procesos vitales del organismo. Con los avances de la industria alimenticia, la intolerancia a ciertos componentes, como la lactosa, ya no es un impedimento para dejar de lado uno de los alimentos más completos de la pirámide nutricional.

Los lácteos, particularmente el queso, son alimentos con gran densidad nutricional, ideales para incorporar en dietas saludables, incluso de personas intolerantes a la lactosa. Esto es gracias a Eatlean, un queso sin lactosa que además es bajo en grasas, bajo en calorías y alto en proteínas.

Evitar molestias digestivas con el queso sin lactosa

Por cuestiones evolutivas, se estima que un 70 % de las personas son intolerantes a la lactosa a nivel mundial. Esto implica dificultad para digerir alimentos con este componente, que es el azúcar de la leche, generando problemas digestivos, tales como flatulencias, cólicos, hinchazón y diarrea, ya que la lactosa no es absorbida por el intestino delgado.

Teniendo en cuenta que los síntomas varían en función de la cantidad de lactosa consumida y del nivel de intolerancia del organismo, suele recomendarse a quienes sufren de esta condición que no eliminen por completo los lácteos. Desde el punto de vista nutricional, estos alimentos proveen de nutrientes vitales para la salud, principalmente de calcio, fundamental para evitar patologías óseas. Además, son una excelente fuente de energía y proteínas de elevado valor biológico, altamente aprovechables por el organismo, y de otros nutrientes como el magnesio, fósforo y vitaminas A, B y D.

Por lo tanto, el consumo de alimentos sin lactosa, como el queso Eatlean, facilita la ingesta de alimentos ricos en nutrientes, evitando molestias digestivas. A su vez, se recomienda distribuir la ingesta de lácteos en distintos momentos del día, para que el organismo se adapte progresivamente a su absorción. Sin embargo, el queso Eatlean, al estar fermentado y no contener lactosa, se tolera perfectamente y puede ser absorbido con todos sus nutrientes sin inconvenientes.

Eatlean, un queso sin lactosa, alto en proteínas y bajo en grasas y calorías

Ya sea en dietas de personas intolerantes a la lactosa como de quienes buscan cuidarse y mantener un estilo de vida saludable, el queso Eatlean resulta un componente adecuado. Su alto aporte de proteínas, permite aumentar su ingesta de manera natural y provee de mayor saciedad, reduciendo a su vez la ingesta de grasas y calorías propias de los quesos convencionales.

A su vez, el proceso de elaboración del queso proteico Eatlean elimina de forma natural la lactosa en su mayor proporción, en casi todas sus referencias, lo cual ha sido comprobado a través de pruebas rigurosas, volviendo al queso Eatlean un alimento adecuado para todo tipo de dietas completas y equilibradas.


Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes