AN

Desarrollar soluciones de digitalización para dispositivos remotos, gracias a las constelaciones de nanosatélites en órbitas LEO

Se prevé que 75.000 millones de dispositivos estén conectados a internet en todo el mundo para 2025. Por otro lado, el 90 % del planeta no tiene conectividad IoT. Este término se ha actualizado para incluir la demanda masiva de datos, pasando a denominarse MIot y dando cabida a la creciente digitalización a nivel global. El gap existente entre demanda y oferta está siendo atendido por la comunicación que proporcionan las constelaciones basadas en CubeSat; sin embargo, las capacidades que proporcionan los equipos en órbita están muy por delante de las aplicaciones en sectores como el agrícola, ganadero y medioambiental.

Los beneficios de las constelaciones de comunicación CubeSat son ofrecer un coste por la prestación del servicio sensiblemente más bajo que la comunicación que proporcionan actualmente las instalaciones terrestres GPRS y cubrir toda la superficie de la tierra. Además, no incurren en desconexiones ni cambios de tarifa para el control de equipos en movimiento internacional, como sí ocurre con los servicios GPRS. Como desventaja, las constelaciones presentan actualmente una baja latencia en la comunicación, con respecto al GPRS. Esta desventaja se irá reduciendo a medida que las redes de satélites vayan aumentando su despliegue, según los planes previstos. Mientras tanto, la comunicación satelital está limitada a dispositivos que no requieren un control instantáneo.

RGF123 es una empresa creada con el propósito de explotar las capacidades generadas en la última década en materia de comunicación satelital. Ha participado en el lanzamiento, homologación y dirección de producción de componentes como parte de la cadena de suministro de la constelación One Web y otras, a través de la experiencia de su CEO, Rubén González Fernández. Además, complementa esta actividad con la auditoría de sistemas de gestión de calidad bajo esquemas ISO 9100, con auditores acreditados por la IAQG.

La actividad iniciada es una empresa que provee herramientas y técnicas para la captura de datos satelitales para sectores y actividades no relacionadas con el espacio, pero cuyas necesidades de información en la toma de decisiones se mejoren por el uso de los datos que proveen las constelaciones satelitales que actualmente están desplegadas. Los sectores objetivos son agrícola y ganadero, pesquero, transporte, seguridad y cualquier otra actividad industrial que requiera datos ambientales, de ubicación o de monitorización. Además, la solución está pensada para micropymes con escasa capacidad para la adquisición de tecnología.

Proyectos diseñados para potenciar la calidad e innovación en el sector primario

La digitalización rural y agraria es un importante desafío en un sector agrario muy envejecido, donde los titulares de las explotaciones tienen más de 55 años, según el Censo Agrario. Además, la población del medio rural se caracteriza por ser envejecida y masculinizada; según fuentes del Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico, el 75 % de los municipios españoles presentan un evidente desequilibrio entre hombres y mujeres. Estas diferencias se hacen más evidentes cuanto más pequeña es la localidad.

En este contexto, la digitalización del sector agroalimentario y del medio rural se ha convertido en una verdadera oportunidad para promover el relevo generacional en la actividad agraria e impulsar nuevas iniciativas empresariales, como supone la propuesta de RGF123. En este sentido, la digitalización también es una oportunidad para potenciar las capacidades de desarrollo de las mujeres en el sector primario. Para que tanto las mujeres como los jóvenes puedan ejercer un papel en el desarrollo del medio rural, deben surgir iniciativas que permitan poner en valor los recursos y capacidades de este contexto. Aunque existen proyectos de desarrollo activos para estos sectores, los procesos de innovación social necesitan un mayor apoyo, que puede venir de la mano de las nuevas tecnologías.

A través de la mejora de la conectividad que propone RGF123 y su CEO Rubén González Fernández, se podrá incrementar la capacidad de las nuevas tecnologías para facilitar que se creen redes virtuales de intercambio de información. De esta manera, el acceso a los mercados se realizará de una forma eficiente, al mismo tiempo que mejorará la formación de los agricultores. El objetivo de esta propuesta es romper el aislamiento que en muchos casos ocurre y que limita la capacidad de desarrollo y de atracción de nuevas iniciativas. Además, y en paralelo a esto, las nuevas tecnologías deben permitir la prestación de servicios ofertados desde el medio rural hacia otras áreas de población con mayor capacidad de gasto y demandantes de los activos que el medio rural posee. La capacidad de monitorización permite, por ejemplo, conocer el nivel estado de un producto fresco perecedero en un área concreta y conectar esa capacidad disponible con la demanda, haciendo uso de los medios de distribución disponibles. Esta conectividad está haciendo que pueda entregarse leche fresca a la población de una gran ciudad, evitando movimientos especulativos de actores intermediarios.

Por otro lado, observando un problema que no solo se da en el medio rural, pero que se acrecienta especialmente en mujeres y jóvenes de este entorno, se deben desarrollar estrategias que mejoren y faciliten el acceso a actividades especializadas. Es importante combatir la falta de profesionales vinculados con la ciencia, la tecnología, las ingenierías y las matemáticas, y también en puestos de responsabilidad, porque esto limita el futuro de mujeres y niños, según patrones que deberían estar ya superados.

Por ello, con la finalidad de aumentar la presencia de las mujeres en estudios y puestos de trabajo del sector de las telecomunicaciones y las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), se debe actuar a lo largo de la educación primaria, secundaria y superior. Además, se debe impulsar el área de la formación continua, para actuar con la intención de reducir la brecha digital.

Desde el sector primario en la agricultura de precisión, hasta petroquímicas

RGF123 está centrada en IoT para la conexión de dispositivos en medios rurales y marinos. En esta línea, se han alcanzado grandes logros relativos al abaratamiento del acceso a los datos derivados del lanzamiento de constelaciones de nanosatélites o pocket satélites, con bajos costes de lanzamiento y mantenimiento, solo dedicados al internet de las cosas (IoT). Es en este ámbito donde RGF123 realiza sus esfuerzos en digitalización de explotaciones ubicadas en lugares remotos o con baja conectividad.

Para este cometido, RGF123 ha desarrollado un dispositivo de conexión hardware y una herramienta HMI de fácil uso y comprensión. La plataforma elegida es la combinación de constelaciones CubeSat, lanzadas en los últimos años. El módem de conexión, el diseño del hardware de conexión, la PCB integrada en un alojamiento bajo requisitos IP64, la conexión a la unidad de potencia (paneles fotovoltaicos y/o aerogenerador y batería) y la HMI para la conexión de dispositivos periféricos de control (medidores de humedad, nutrientes, etc.) y de actuadores para labores (motores de riego, apertura de puertas, luminarias, etc.) representan el know-how de RGF123.

Además, la empresa entiende que la introducción de tecnología en el campo no es posible con el esquema de ingresos actual de una explotación agrícola de pequeña dimensión. Las explotaciones agrícolas se encuentran hundidas por el modelo dual de subvenciones y mercado existente, que aleja cualquier capacidad e interés en el mejor aprovechamiento. Es por ello que la digitalización planteada para las explotaciones más vulnerables al retraso tecnológico será acompañada con nuevas oportunidades de fuentes de ingreso. Se trata de una mejora del entorno y lindes para el acceso ordenado de público y el asesoramiento para la introducción del producto en e-commerce dentro de un marketplace.

RGF123 permite reducir controles manuales que obligan al desplazamiento de personal a áreas remotas con el compromiso de seguridad que conllevan los desplazamientos, el coste y el tiempo empleado. Presenta un coste de servicio en torno al 50 % inferior al de las redes terrestres. Además, ofrece digitalización de almacenamiento y producción disponible para el consumidor final en venta directa. RGF123 pretende usar sensores disponibles en el mercado y dotarlos de comunicación satelital, además de crear un cuadro de mando estándar para el control remoto.


Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?