AN

El derecho a la prestación por desempleo de las empleadas del hogar

Dedicarse a ser empleada doméstica es un reto para cientos de personas alrededor de España, debido a la ausencia de buenas condiciones de trabajo.

Sin embargo, gracias al Real Decreto de Ley 16/2022, desde el 6 de septiembre cuentan con la prestación por desempleo, donde se les garantizan nuevos beneficios en caso de se queden sin trabajo. En este sentido, el despacho de abogados especializado en el área es MZG Asesores.

Cambios en las regulaciones respecto al trabajo en el hogar

Durante meses, se debatió dentro de las entidades competentes sobre las responsabilidades que juegan las empleadas domésticas dentro del tejido laboral. Muchas personas llevan décadas dedicándose a esta labor y el abuso era muy factible al no estar formalizado en la mayoría de ocasiones. Por esa razón, se establecieron varios cambios desde septiembre del 2022.

El Boletín Oficial del Estado (BOE) publicó el Real Decreto Ley 16/2022, donde se presentaron varias reformas que mejoran las condiciones de seguridad social para los autónomos que se dedican a ello. Uno de los mayores beneficios es reconocer que desde ahora, se contará con la prestación de desempleo. Una figura fundamental para las empleadas domésticas que se encuentren atravesando condiciones de vulnerabilidad.

Las empleadas del hogar tienen derecho a la prestación por desempleo

El primer cambio significativo con esta nueva regulación es que se modificó el artículo 33.2 del Estatuto de los Trabajadores. Así, las personas que se dedican al trabajo del hogar contarán para que las personas trabajadoras del hogar familiar gocen de la cobertura del FOGASA (fondo de garantía salarial).

En caso de despedido, se les cumplirá con 12 días de salario por año trabajado y serán distribuidos a lo largo de seis meses. Sin embargo, para mantenerlo, no se debe exceder del doble del salario mínimo, incluyendo los pagos extraordinarios. A su vez, se reformó la ley general de seguridad social con el objetivo de eliminar la exclusión del trabajo doméstico. Este tipo de trabajo era el único que no figuraba con este beneficio, así que hay más garantías para estas trabajadoras. Estas primeras regulaciones comenzaron a validarse a partir de octubre del 2022 y se impulsarán con mayor insistencia a partir del 2023.

En conclusión, estos nuevos cambios de ley le otorgarán grandes beneficios de calidad de vida a las mujeres y los hombres que se dedican al trabajo doméstico. Ahora, en caso de perder su empleo, contarán con garantías que les permitirán subsistir mientras encuentran un nuevo trabajo. Además, formarán parte del ecosistema laboral y se les tendrá en cuenta como actores relevantes del tejido empresarial.


Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes