AN

Debatir sobre los avances y las nuevas necesidades formativas de la mano de la Sociedad Española de Física Médica, en Bilbao

España afronta el reto de colocarse a la cabeza de Europa en la aplicación de protonterapia para el tratamiento de tumores de abordaje complicado, particularmente de algunos tumores pediátricos.

La Sociedad Española de Física Médica (SEFM) celebra del 10 al 12 de noviembre su reunión bienal en el Palacio Euskalduna de Bilbao para tomar pulso a la especialidad, dedicada a garantizar la calidad y seguridad de la aplicación médica de los métodos y herramientas de la física.

En esta ocasión, la reunión bienal se realiza junto con la segunda edición de la Jornada Curie, que cada año organiza el grupo de jóvenes de la SEFM para el Día Internacional de la Física Médica –7 de noviembre– en la que se conmemora el nacimiento de la científica Marie Curie, cuyo trabajo fue sustancial para la aparición de la física médica como especialidad. La reunión cuenta con sesiones de los distintos órganos de la sociedad: comisiones, grupos de trabajo, representantes y comités de la SEFM; en los que se tratan aspectos profesionales, docentes, de investigación, de seguridad del paciente o de relaciones nacionales e internacionales con otras sociedades y organizaciones del mismo ámbito.

Como invitados destacados, asisten a este congreso el presidente y la secretaria general de la EFOMP (European Federation of Organization for Medical Physics), Paddy Gilligan y Efi Koutsouveli, respectivamente, que aportarán su visión de la física médica en Europa y abordarán las nuevas necesidades formativas.

Los avances y desafíos de la física médica en España

La Sociedad Española de Física Médica se crea como sociedad científica en 1974 con el objetivo de fomentar, desarrollar y promocionar la física médica y sus aspectos científicos y profesionales.

En los últimos años, la especialidad ha vivido un fuerte impulso gracias a la renovación del equipamiento radiológico, promovido por las inversiones públicas y donaciones privadas, especialmente en el área de la radioterapia. Este estímulo se traduce en avances reales como la llegada de diez nuevas unidades de protonterapia que, junto con las instalaciones ya existentes en Madrid y una adicional que se instalará en el Hospital Marqués de Valdecilla de Santander, permitiría a España colocarse a la cabeza en este tipo de radioterapia. Se trata de un método de muy alta complejidad, orientado a tratar tumores pediátricos o de difícil abordaje. Por otra parte, han aumentado considerablemente las funciones y responsabilidades de los especialistas en radiofísica hospitalaria como consecuencia de la trasposición de la directiva europea por la que se establecen normas de seguridad básicas para la protección contra los peligros derivados de la exposición a radiaciones ionizantes.

Paralelamente a este reto, se han ido poniendo en marcha aportaciones de la física médica a otras especialidades, métodos de diagnóstico o terapia –los ultrasonidos, la resonancia magnética nuclear, la electrografía o el láser– que permiten mejorar el bienestar y calidad de vida de las personas.

Una creciente necesidad de formación

La SEFM considera que este incremento en los desafíos médicos, en la cantidad y complejidad de los equipos, en las técnicas que se aplican y en las funciones y responsabilidades asignadas a los especialistas debe ir acompañado de un aumento del periodo de formación especializada, que debería pasar de la duración de tres años –establecida por el real decreto de 1997 que creó la especialidad con el nombre de radiofísica hospitalaria– a los cuatro años que la Sociedad y otros órganos estatales implicados vienen demandando desde hace años.

Las primeras físicas médicas (todas mujeres) se incorporaron a los hospitales en la década de los 60 y, a partir de la creación de la especialidad en ciencias de la salud, los y las profesionales acceden a ella mediante un examen nacional que da paso a un periodo de formación especializada de tres años de duración en alguno de los centros hospitalarios acreditados. Aproximadamente, cada año terminan su formación 40 nuevos especialistas, la mayoría de los cuales acabarán trabajando como facultativos en un hospital. Hoy, la SEFM engloba a casi 1.100 profesionales que desarrollan sus actividades en el ámbito de la asistencia, investigación, docencia e industria relacionadas con la física médica. 


Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable