AN

Los beneficios del divorcio de mutuo acuerdo, por Odesa Abogados

El divorcio es un proceso legal que tiene consecuencias jurídicas, además de que conlleva una serie de cambios en el ámbito personal y social de una familia. En este contexto, el trabajo de los abogados de familia incluye el acompañamiento y el cuidado de los adultos y los niños que pueden estar involucrados en un divorcio.

En esta línea, en el despacho Odesa Abogados, sugieren que el problema no es divorciarse, sino hacerlo mal. Con colaboración, es posible atravesar el proceso de forma menos traumática y lograr que los hijos superen la ruptura de sus progenitores. Es por eso que la situación en la que todos ganan es el divorcio de mutuo acuerdo.

El divorcio de mutuo acuerdo protege y favorece a los niños

Es importante tener en cuenta que, en un divorcio, se separan los padres, pero no los hijos. La desaparición del vínculo matrimonial en los adultos no debería afectar la relación que cada uno de ellos tiene con los niños. Por eso, es recomendable, durante el proceso de divorcio, transmitir a los menores una buena impresión y un trato cordial, sin olvidar que sus padres van a seguir a cargo de su cuidado y protección.

Cuando los cónyuges no logran un acuerdo, es más frecuente que emerjan las críticas y las tensiones. En cambio, en un divorcio de mutuo acuerdo, se fomenta el diálogo y la mediación, con el objetivo de encontrar un punto medio que sea favorable para todos. Además, el divorcio no cesa las obligaciones de los padres frente a los hijos, por lo que los adultos deberán cooperar para tomar decisiones sobre la educación, el desarrollo físico e intelectual y el bienestar afectivo y emocional de los niños.

Aunque la custodia sea atribuida a la madre o al padre, ambos continúan siendo importantes en el desarrollo y en el proceso de maduración de los hijos. De esta manera, un divorcio de mutuo acuerdo es el mejor escenario posible.

Los beneficios de un divorcio de mutuo acuerdo

En un segundo orden de importancia, el divorcio de mutuo acuerdo también tiene la ventaja de ser menos costoso. En un litigio, se requieren dos abogados, mientras que cuando hay entendimiento solo es necesario un profesional.

Por otra parte, en los casos en los que se llega a un acuerdo, el trámite resulta más rápido. Todo es más expeditivo aun cuando se trata de una pareja sin hijos. En estas circunstancias, el divorcio puede instarse ante el notario y lo único que se debe atender es el convenio regulador, es decir, el acuerdo que fija la situación patrimonial de los cónyuges.

En el despacho Odesa Abogados, trabajan especialistas en derecho de familia que están preparados para lograr un divorcio de mutuo acuerdo, de forma tal que el proceso sea más llevadero para todos. 


Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?